Tarde o temprano, el mantenimiento preventivo ya no será de mucha utilidad a la hora de cambiar piezas en el auto que tiene alguna falla. El desgaste de las piezas puede ser resultado de la conducción o envejecimiento que provoque la necesidad de reemplazar las piezas.

El trabajo de reparación no siempre es barato y, a veces, un centro de automóviles tratará de reducir los costos generales. Antes de determinar si se utilizan piezas genuinas u otras, debe saber un poco más acerca de los componentes automotrices en general.

El fabricante de automóviles hace piezas originales. Estos son los mismos que se colocan en su automóvil mientras se está fabricando. Estos son componentes nuevos, nunca usados. Son piezas de muy alta calidad. Son más caros que otros tipos de piezas, normalmente vienen con la garantía de un año.

Las piezas falsas no son hechas por el fabricante del automóvil. Estos son creados por otra compañía y están destinados a funcionar como si fueran piezas originales, aunque no lo sean. Estos no cuestan tanto como las piezas originales, y la calidad es reprobable. Esto puede ser un problema porque puede terminar obteniendo una refacción que dañe su auto.

¿Dónde ocurren los problemas? Un área importante se debe a la garantía que puede tener su automóvil. El fabricante podría estipular en la garantía que solo se pueden usar piezas originales en una situación de reparación. Si su centro automotriz no utiliza las piezas originales, es posible que el fabricante no cumpla con la garantía.

Las piezas falsas pueden ser de utilidad para reparar algunas cosas, pero definitivamente en caso de una colisión estás piezas sin duda no servirán de nada.

Otra cosa fundamental es contar con un centro de refacciones automotrices avalado y certificado, que cuente con la garantía de que el producto es 100% original. Es por eso que le recomendamos comprar sus piezas en Autopartes Genuinas.